La buena comida en tu mesa

Verduras que encantarán a los niños

Las verduras no suelen ser el plato preferido de los niños. Pero para que se las coman mejor, podemos adaptarlas o disfrazarlas con ingredientes que si que eles gustan.

En esa idea hemos elaborado estas 3 recetas de hoy:

Verduras que encantarán a los niños

Endivias gratinadas

Vamos a necesitar: 12 endivias, 12 lonchas de bacon, 6 cucharadas de aceite, 20 gr de mantequilla, sal y pimienta negra.

Cocemos las endivias en agua hirviendo o al vapor, hasta que estén tiernas. Después, las secamos con un paño y las sazonamos con sal y pimienta negra.

Envolvemos cada endivia con una loncha de bacon y las vamos colocando en una bandeja de horno. Vertemos el aceite por encima, ponemos los trozos de mantequilla y lo introducimos en el horno precalentado a 200º durante 8 minutos.

Además de estas endivias, tenemos en el blog otras recetas que te servirán de ayuda, como este artículo.

Guisantes con huevos escalfados

Vamos a necesitar: 2 kilos de guisantes naturales, 1 cebolla, 2 tomates maduros, 2 dientes de ajo, 2 lonchas de jamón serrano, 2 patatas, huevos, 1 cucharada de harina, aceite de oliva, perejil y sal.

Ponemos a freír la cebolla picada con un chorrito de aceite. Cuando empiece a pocharse, incorporamos el ajo y después los tomates pelados, sin pepitas y picados. Dejamos que se cocine todo junto, y cuando esté hecho, agregamos el jamón picado, la harina y el perejil picado.

Lo salteamos durante unos minutos y lo juntamos con los guisantes pelados y lavados. Añadimos suficiente agua para cubrirlos y sal, poniéndolo a cocer. El tiempo de cocción dependerá de la calidad de los guisantes.

Cuando estén tiernos, lo ponemos en una fuente apta para horno y cascamos encima los huevos, uno por persona, escalfándolos en el horno a temperatura máxima, hasta el punto justo de cocción.

Por último, freímos las patatas en cuadraditos y las servimos acompañando a los guisantes y los huevos.

Cuando no sea temporada de guisantes, esta receta se puede hacer con guisantes de lata (de 1 kilo), pero sin cocerlos. Basta con que den un hervor con la salsa.

Pencas de acelgas en salsa

Vamos a necesitar: 2 kilos de acelgas, 100 gr de almendras, 1 cebolla, harina, 1 vaso de vino blanco, huevos, aceite de oliva y sal.

Las acelgas deben de tener unas pencas tiernas, hermosas y blancas. Las lavamos y quitamos las hebras más duras. Separamos las pencas de las hojas verdes y ponemos las dos a cocer en una cazuela con sal, agua y un chorro de aceite, durante 5 minutos.

Mientras tanto, tostamos las almendras en el horno hasta que estén doradas.

Cuando las pencas estén tiernas, las partimos por la mitad si son demasiado largas, las pasamos por huevo batido y harina para rebozarlas, y las freímos en una sartén con aceite bien caliente.

Una vez doradas, las sacamos a un plato con papel absorbente para escurrir todo el aceite. Y las vamos colocando sobre una cazuela de barro.

Las hojas verdes las juntamos con un poco de harina y hacemos unas bolitas, rebozándolas con huevo y harina y las freímos al igual que con las pencas, juntándolo todo al final.

En el mismo aceite, pochamos la cebolla, y cuando esté dorada, añadimos media cucharada de harina, tostándola un poco. Vertemos el vino blanco y dejamos que cueza todo unos minutos.

Cuando espese la salsa, incorporamos las almendras trituradas, le añadimos sal y lo vertemos sobre las acelgas. Dejamos que de todo un hervor y lo servimos acompañado.