La buena comida en tu mesa

Errores que cometemos al asar vegetales

Las verduras pueden ser un plato difícil de comer, pero eso es porque todavía no has probado los vegetales asados. Tanto en la parrilla como en el horno, los vegetales se caramelizan y adquieren un color dorado y una textura crujiente.

Resultan una guarnición perfecta para carnes como las recetas de la web http://costillasalhorno.com.es, o para pescados también. Pero quizás no te han salido como pensabas al asarlas. Si los bordes no están dorados y no tienen un sabor caramelizado por dentro, puede que estés haciendo algo mal.

Errores que cometemos al asar vegetales

Solemos asar las verduras con demasiado aceite, o por el contrario, con falta de o él. Y el aceite es el ingrediente clave para conseguir un asado perfecto. Si no le aportas la cantidad suficiente las verduras estarán secas, y si le echas demasiado, resultarán muy grasosas.

Lo mejor es dar una buena capa de aceite, lo suficiente para que todo esté totalmente cubierto, pero que las verduras no estén nadando en aceite. Como regla general se suele utilizar 1 cucharada de aceite por cada 500 gr de vegetales.

Cómo se cortan y pican las verduras también es importante, cuando se cortan en diferentes tamaños los vegetales no se cocinan uniformemente, ya que los trozos más pequeños se cocinan más rápido, y tienen más probabilidades de que se quemen, mientras que los pedazos más grandes no se cocinarán bien. Por eso es muy recomendable que se piquen aproximadamente con el mismo tamaño.

A veces se nos olvida darle la vuelta a las verduras durante la cocción, y terminan haciéndose irregularmente, con un lado muy marrón (o incluso quemado), y por el otro sin color. Es preferible darle la vuelta una o dos veces durante el asado para que todas las superficies adquieran un dorado uniforme.

También solemos poner el horno a una temperatura insuficiente. Aunque quizás las verduras se cocinarán, no adquirirán ese color marrón oscuro, ni se caramelizarán por dentro, ni tendrán un exterior crujiente. Asar los vegetales requiere altas temperaturas, de 200 a 225º C. Esta es la temperatura ideal para lograr unas verduras crujientes y cocinadas por dentro.

Aunque la bandeja esté llena, solemos añadir más cantidad y masificar la bandeja para poner tantas verduras como sea posible. Al superponer los vegetales, se harán al vapor en vez de asarse. Cuando se cocinan, las hortalizas desprenden humedad, y cuando están demasiado juntas se empapan.

Si quieres un bonito color dorado en tus vegetales, deja espacio entre una y otra. No superpongas varias y haz una sola capa para que se asen uniformemente. Si no te caben todas en la bandeja, haz dos tandas.