La buena comida en tu mesa

Consejos para cocinar lentejas

Un tarro de lentejas secas en el armario significa un guiso caliente, ideal para los días fríos de invierno. Pero también puede significar un interesante ingrediente para una ensalada, esta receta de lentejas para la olla GM, o un aperitivo como las croquetas de lentejas.

Las lentejas crecen en largas vainas. Cuando maduran, las vainas se rompen y se abren, y las lentejas son las semillas que están dentro. Generalmente se encuentran secas, aunque también las hay frescas o cocidas.

Consejos para cocinar lentejas

Hay diferentes variedades de lentejas, con varios colores y sabores que van del dulce y suave al nuez y terroso.

Como miembro de la familia de las leguminosas, las lentejas están llenas de proteínas, pero también son muy ricas en fibra e hidratos de carbono complejos. En resumen, son muy saludables para nuestro organismo.

Las lentejas secas se cocinan al igual que las demás legumbres, cociéndose en agua caliente durante varias horas hasta que estén tiernas, aunque por lo general no necesitan remojo. La relación suele ser 1:2 una taza de lentejas por dos de agua.

Parece bastante sencillo, pero muchas veces cometemos ciertos errores que pueden estropear el plato. Por ejemplo, comprar lentejas viejas. Muchas veces por ahorrarnos unos euros, compramos un producto que no es de calidad, y al cocerlas, no ablandan nunca. Por eso, es muy importante comprar lentejas lo más frescas posible.

Tanto si las compras a granel como empaquetadas, que sean de buena calidad. Después de comprarlas, trata de utilizarlas en el plazo de unos meses.

Si son de buena calidad, tendrán menos probabilidades de contener piedrecitas o residuos. Aún así, siempre hay que comprobar el contenido, enjuagándolas antes de cocinarlas y retirando cualquier impureza. Nadie quiere romperse un diente al morder una piedra mientras come lentejas.

Lo bueno de las lentejas es que son un lienzo en blanco, se puede añadir cualquier sabor. Esto también significa que si no les añades ningún ingrediente aromático, las lentejas sabrán bastante anodinas. Para aromatizarlas, añade hierbas aromáticas, unos dientes de ajo, cebolla o caldo de pollo o verduras en vez de agua.

La forma de cocinado también influye. Es importante que se cuezan a fuego lento. Una cocción muy rápida puede hacer que se partan las pieles por la presión y dar como resultado unas lentejas muy blandas.

Lo mejor es empezar a fuego fuerte durante 5 minutos y luego reducir el calor a fuego bajo hasta que apenas burbujee.

Algo que se suele hacer mal, es sazonarlas demasiado pronto. Salar las lentejas crudas o añadir un ingrediente ácido como jugo de limón o vinagre demasiado temprano, puede impedir que las leguminosas lleguen a su ternura óptima.

Hay que esperar a que estén cocinadas para agregar estos ingredientes. Luego se revuelven y las lentejas absorberán todos los sabores mientras aún están calientes.