La buena comida en tu mesa

Cómo preparar una ensalada espectacular

Incluso los que no les gusta la ensalada, disfrutarán con esta ensalada de pasta. Su secreto es el aderezo. La ensalada la componen varios ingredientes: pasta, pollo asado o cocido y un montón de verduras. Se decora con queso feta y trocitos de bacon crujiente, y se aliña con un aderezo compuesto por yogur griego, buttermilk, mayonesa, perejil, un diente de ajo asado, vinagre de vino blanco, jugo de limón, sal y pimienta negra molida.

En cuanto a la pasta, utilizo siempre unas espirales, pues son los que más aderezo atrapan en su interior. Los vegetales son según tu preferencia, pues se pueden añadir los que más te gusten y todos combinan bien.

Cómo preparar una ensalada espectacular

Ingredientes:

Para el aderezo

Para la ensalada de pasta

Indicaciones:

En primer lugar, hacemos el aderezo. Para ello, batimos todos los ingredientes (yogur griego, buttermilk, mayonesa, perejil, diente de ajo asado, vinagre de vino blanco, jugo de limón, sal y pimienta negra molida), hasta que estén completamente integrados. Probamos para rectifica la cantidad de cualquiera de los ingredientes si es necesario. Conservamos el aderezo en el frigorífico hasta que lo vayamos a utilizar.

Para preparar la ensalada cocinamos la pasta en agua con sal el tiempo que nos indique el fabricante. La textura de la pasta debe ser al dente. Escurrimos la pasta y la enjuagamos con agua fría para que se enfríe. Escurrimos de nuevo y la ponemos en un bol grande.

Picamos encima el pollo, los tomates cherry, el brócoli y el pimiento. Vertemos 180 ml del aderezo (o más cantidad si se quiere) sobre los ingredientes y revolvemos suavemente para que se mezcle.

Desmenuzamos el queso feta y el bacon por encima y salpimentamos con sal y pimienta a nuestro gusto. Metemos la ensalada en el frigorífico durante 2 horas antes de servirla, para permitir que los sabores se potencien.

Si hay alguna sobra, tanto de ensalada como de aderezo, se puede conservar en un recipiente hermético en la nevera durante 1 semana.

Notas de la receta:

Es muy importante utilizar el buttermilk, pues la leche no funciona igual. Si no dispones de buttermilk, se puede hacer fácilmente midiendo 20 ml de zumo de limón y rellenando el resto con leche, después hay que dejarlo reposar 10 minutos.

Se puede añadir cualquier verdura que quieras, pepino picado, calabaza, calabacín, alcachofas, aceitunas, zanahorias ralladas, espinacas, etc.