La buena comida en tu mesa

Cómo asar ajos en el horno

La mayoría de las veces, lo más simple es lo que más bueno está. Y este es el caso del ingrediente de hoy, el ajo. Quizás nos de reparo comernos el ajo sin cocinar, pero si está asado en el horno, la cosa cambia por completo.

Asar una cabeza de ajos es muy sencillo, y es una habilidad que debe conocer cualquier cocinero para poder añadirlo a un montón de recetas. Una vez que sepas hacer ajo asado, lo vas a utilizar para muchísimas recetas, y no querrás usar ajo crudo.

Cómo asar ajos en el horno

¡El sabor es impresionante! No tiene nada que ver con el ajo frito o cocido ¿Y el olor? Mejor aún.

Lo mejor de todo es que es muy sencillo de hacer y muy asequible para todos los bolsillo, y puede suponer la diferencia entre un buen plato, y uno excepcional. Se puede utilizar en salsas, sofritos, vinagretas, o simplemente untado sobre una rebanada de pan.

Ingredientes:

Indicaciones:

  1. Precalienta el horno a 190º C con calor por arriba y por abajo.
  2. Utiliza un cuchillo afilado para cortar la parte superior de la cabeza de ajos entera. Esto expondrá los dientes que están en el interior.
  3. En un molde para tartas (redondo o cuadrado) vierte 2 cucharadas de aceite de oliva y extiéndelo de manera uniforme por toda la base del molde.
  4. Coloca las cabezas de ajo dentro, con el lado expuesto hacia arriba. Espolvorea un poco de sal y pimienta negra sobre las cabezas de ajo.
  5. Vierte otra cucharada de aceite por encima, pues tiene que tener una buena capa de aceite para que no se quemen fácilmente durante la cocción. Cubre la bandeja con papel de aluminio e introdúcelo en el horno precalentado durante 40 minutos.
  6. Después de ese tiempo, saca los ajos del horno y retira la hoja de papel de aluminio. Para poder sacar los dientes de ajo asados, sujeta la parte inferior de la cabeza y aprieta suavemente hasta que los dientes salgan.

Ahora los puedes utilizar para lo que quieras, extenderlos sobre una rebanada de pan, si vamos a hacer la masa para pizza en casa, lo podemos untar antes de hornearlo, o para añadirlo a las vinagretas.

Los ajos que sobren se pueden conservar en un recipiente hermético en la nevera durante 1 semana.